San Cristóbal de las Casas: Entre el pasado y el presente
San Cristóbal de las Casas:  Entre el pasado y el presente

San Cristóbal de las Casas: Entre el pasado y el presente

san-cristobal-de-las-casas-1080x720

Aquí el tiempo parece haberse olvidado de marcar las horas, cuando uno va descubriendo su luz, aparece ante nosotros una dimensión fuera del tiempo, o mejor dicho de imágenes de vidas suspendidas entre el pasado y el presente, con tradiciones ancestrales indígenas, casas coloniales y viejas calles empedradas en donde la prisa de las grandes urbes parece lejana y ajena.

San Cristóbal de las Casas es un pueblo sencillo, una pequeña ciudad perdida entre bosques de coníferas de la Sierra Madre de Chiapas, pero con un ambiente lleno de perfumes típicos de un pueblo antigüo pero con color a café y neblina. En el rostro de su gente se ve la luz, la historia de México auténtico, tradicional, misterioso y que cautiva a más de uno, tanto que algunos llegan para quedarse a vivir aquí.

Un día en San Cristóbal de Las Casas

Los amaneceres durante el invierno lo verde se torna blanco por la escarcha que blanquea los bosques y las plantas. El sol corta la neblina y va derritiendo el frío para que los indígenas salgan a moler café. Los turistas salen de los hoteles para inundar los restaurantes y desayunar un típico café chiapaneco y prepararse para el tour del día.

En pocas horas se encienden los colores de la ciudad, los patios de las viejas casas coloniales y las calles se llenan de flores y mercancía.

Al mercado indígena llegan grupos de tzotziles y tzeltales principalmente, uno los puede uno distinguir fácilmente por su vestimenta y por el dialecto, pero entre todos sobresalen los indígenas que provienen de Zinacatlán y San Juan Chamula, dos pueblos ubicados a unos cuantos kilómetros de San Cristóbal de las Casas.

Foto de Diego De Mazariegos, San Cristóbal de las Casas: vista al amanecer!
Esta foto de Diego De Mazariegos es cortesía de TripAdvisor

En el Mercado se venden, o bien se hace trueque, todo tipo de verduras, frutas, animales, artesanías y hasta cosas para el hogar. Aquí puedes pasar una mañana entera simplemente observando como se desarrolla la vida, observando las caras y tratando de entender lo que en sus dialectos la gente dice. ¡Es extraordinario!

Cerca de aquí se encuentra también la Iglesia de Santo Domingo, una obra de arte estilo barroco con una espléndida fachada. Su interior se caracteriza por sus extensos recubrimientos de madera tallada recubierta en oro; especialmente el púlpito, el cual esta en excelente estado de conservación y es toda una joya.

A un lado de esta iglesia se encuentra el Convento de Santo Domingo, mismo que actualmente funciona como un museo, centro cultural y exposición de arte indígena. Del otro lado de la plaza también puedes visitar la Iglesia de La Caridad, construida en 1714.

Santo Domingo San Cristobal de las Casas

Camina por la calle 20 de noviembre y en unos minutos estarás frente a la fachada de la Catedral de San Cristóbal y la Plaza 31 de Marzo, mejor conocido simplemente como el Zócalo, el centro histórico, político y lugar de reunión de los habitantes.

Asomándose en una esquina esta uno de los edificios considerado entre los mejores ejemplos de la arquitectura plateresca del México colonial: La Casa de la Sirena. Aquí vivió Diego de Mazariegos, conqistador español quien el 13 de marzo de 1528 fundo Villareal de Chiapa; aunque luego en 1531 el nombre fue cambiado a Villa de San Cristóbal hasta quedar como San Cristóbal de las Casas en 1848.

Catedral de San Cristobal de las Casas

Date tiempo de descansar y dejar pasar el no-tiempo en el interior de los edificios de esta tranquila y romántica ciudad. Hay restaurantes, hoteles y pequeñas casas en donde puedes encontrar patios llenos de flores, balcones y chimeneas en habitaciones que crean una atmósfera a la que seguramente no estas acostumbrado pero que sin duda te dejará una sensación muy agradable.

Otra visita obligada para quienes desean conocer más a fondo esta increíble ciudad, es Na Bolom, (Casa del Jaguar, en totzil), donde se encuentra un Museo Arqueológico y Etnográfico. También cuenta con una biblioteca con más de 10,000 libros sobre Chiapas, la Cultura Maya e información sobre esta parte de México en general.  Puedes ver más información en: http://www.na-bolom.org/

Zinacatlán y San Juan Chamula

No te pierdas por nada del mundo los pueblos de Zinacatlán y San Juan Chamula. El primero por los intensos colores de los trajes típicos de su gente, así como de la iglesia. Por otro lado San Juan tiene una iglesia cuya visita puede resultar abrumadora para algunas personas, ya que ofrece una experiencia mística y llena de humo, donde el cristianismo y el paganismo maya se manifiesta de maneras impresionantes.

Esta iglesia no tiene una decoración a la cual estamos acostumbrados, en el interior puedes encontrar familias y personas rezando en el suelo entonando cántos en tzotzil, frente a decenas de veladoras y ofrendas. Pero no rezan a Dios, ni a Cristo, sino a aquel santo que tenga el poder de interceder por ellos en algún problema específico, como sería un mal de ojo, enfermedad o problemas con sus granjas y cultivos.

San Juan Chamula

Ecoturismo

Los alrededores de San Cristóbal de las Casas esconden bellezas espectaculares. Date una vuelta por las Grutas de Rancho Nuevo y el Parque Nacional Lagunas de Montebello, un lugar lleno de lagos transparentes rodeados de bosques.

De compras

En San Cristóbal de Las Casas hay muchas artesanías y tejidos para escoger, ya sea en los mercados o bien en los grandes o pequeños negocios donde se puede comprar bueno, bonito y barato ubicados en la Avenida Real de Guadalupe.

Temporada de lluvias

Las lluvias son abundantes durante el verano y parte del invierno. En estas fechas casi de improviso caen desde pequeños chipi-chipi hasta aguaceros. La lluvia cae sobre los techos de tejas y lava las casas de colores para dejarlas como recién pintadas.

Pero así como cae la lluvia de imprevisto, el sol puede aparecer también, creando extraordinarios paisajes nublados con sol que se pueden admirar desde las colinas o miradores ubicados en San Cristóbal o Santa Cruz.

Las noches en San Cristóbal de las Casas son frescas y silenciosas. Ven y siéntate en algún buen restaurante o café, para platicar y compartir tu día con el compañero de viaje, con tu familia o bien con tus pensamientos.

Deja que el tiempo transcurra o se detenga, entre el pasado y el presente en San Cristóbal de las Casas.

¡Comparte y participa!

Comentarios

William González Editor en MéxicoDestinos.com Orgullosamente Cozumeleño y Cancunense por accidente, ni de aquí ni de allá, siempre con la mochila al hombro, con boletos de ida pero no de regreso...

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *