7 Razones para Visitar el Místico Pueblo Mágico de Tepoztlán
7 Razones para Visitar el Místico Pueblo Mágico de Tepoztlán

7 Razones para Visitar el Místico Pueblo Mágico de Tepoztlán

Hay lugares que además de hablar por sí mismos, reviven su historia en cada escena y la comparten con todo aquel que los visita, tal como lo hace el pueblo mágico de Tepoztlán. Ubicado a 80 kilómetros de la Ciudad de México, por la carretera 95 rumbo a Cuernavaca, este bello y sagrado lugar resguardado por imponentes cerros, expande su magia, naturaleza, tradición y leyenda al llegar a él, al caminar por sus calles y al adentrarse en la aventura de sus atractivos más representativos:

Calles de Tepoztlan de Richard Cawood

 1. Para Contemplar el Mundo desde una Montaña.  

El Cerro del Tepozteco es una montaña sagrada rodeada por el espíritu del viento, en cuya cima se encuentra una pirámide levantada en honor al dios Ometochtli-Tepoztécatl, dios del pulque relacionado con la cosecha y la fertilidad. Ascender este cerro implica caminar entre viejos ahuehuetes sobre sinuosas veredas alrededor de una hora por lo menos, el recorrido da comienzo en la Cruz de Axitla, hasta finalmente llegar a la cúspide y contemplar el adoratorio ancestral y una de las mejores vistas panorámicas de este poblado enclavado entre cerros: ¡un escenario totalmente inspirador!

Tepozteco de Tom Riggle

Adicional a este punto, si tienes oportunidad de hacer un temazcal en Tepoztlán, el baño prehispánico por excelencia, hazlo y vive más profundamente la parte sensitiva y mística de este bello lugar del norte de Morelos.


 2. Para conocer sus Tradiciones.

Los Chilenos son coloridos personajes ataviados con traje largo de terciopelo negro, máscara con mejillas sonrojadas, barba y ojos grandes, con sombrero de palma forrado con figuras bordadas con chaquira, representan uno de los símbolos de mayor identidad entre los originarios de este municipio y es la danza más tradicional del Estado de Morelos.

Los chinelos de Efren Saines en Flickr

El brinco del Chinelo tiene lugar entre otras fechas del año, los días del Carnaval (el fin de semana previo al Miércoles de Ceniza) cuando cada barrio es representado por una Comparsa y todas se reúnen a bailar al ritmo de la banda en la plaza central, donde lucen sus bellos y caros vestidos, danzando no sólo al compás de la tambora, sino al son de la magia que se experimenta desde dentro entre los sensibles a ella. Un Día de Carnaval es un momento de júbilo, devoción, alegría y de gran fiesta para los de Tepoztlán y para los visitantes que ahora comparten este gusto y año con año están ahí presentes.


3. Para admirar sus grandes templos.

La parroquia del centro de Tepoztlán está dedicada a la Virgen de la Natividad, cuya festividad es el 8 de septiembre. Es una construcción muy sencilla, con fachada estilo plateresco y embellecida por coloridas pinturas en los muros interiores. Posee un atrio muy amplio y a un costado se encuentra el Ex Convento de la Orden Dominica construido en 1560 para evangelizar a los indígenas de la zona.

Ex convento dominico de Eric en Flickr

 

Convento de la Natividad

Hoy es el Museo y Centro de Documentación Histórica Ex Convento de Tepoztlán a cargo del INAH, en cuyos muros de los pasillos hay dibujos y figuras geométricas y donde el visitante puede recrear algo del ambiente de lo que era la vida cotidiana de los frailes dominicos. La quietud reina en el sitio y la historia se hace presente en cada paso que se da por este histórico recinto.

Convento dominico de la natividad


4. Para conocer nuestro México Prehispánico.

Este museo está ubicado en lo que fue la huerta del convento (detrás de la iglesia de la Natividad) y hoy aquí se muestra la colección arqueológica del poeta tabasqueño Carlos Pellicer, que exhibe lo que fue la vida en el mundo mesoamericano a través de 1200 piezas de arte prehispánico de las culturas olmeca, maya, zapoteca y totonaca, registradas por el INAH. Básicamente son objetos que estuvieron resguardados durante 24 años para finalmente abrir este museo y exponer el legado arqueológico. El museo ya cumplió su 50 Aniversario y está abierto de martes a domingo.

Museo Carlos Pellicer de David Cabrera en Flickr


 5. Para encontrar objetos únicos…

En la calle del costado de la iglesia y algunas de los alrededores, se extiende lo que es el tianguis de artesanías, con una encantadora variedad de productos hechos a mano por artesanos y artistas de la zona. Hay desde canastas de mimbre, tejidos, textiles, artículos de madera decorativos y otros objetos clásicos como el teponaztli, instrumento musical indígena, también conocido como palo de lluvia.

Tianguis Artesanal de Luis en Flickr


6. Para disfrutar unos buenos tacos de cecina…

Después de hacer algunas compras es el momento de comer y es que el olor de los antojitos preparados en el mercado de comida de Tepoztlán invita a romper cualquier dieta y consentirse un poco con esta exquisita comida, hay desde tacos de cecina, quesadillas y tlacoyos hasta el famoso itacate al que nadie se debe resistir. Hay muchas opciones para elegir, donde lo mejor es el toque regional. Tampoco se puede dejar de tomar en cuenta a los restaurantes, hay para distintos presupuestos, muchos con menú a la carta con altos estándares en calidad y servicio.

Mercado de Comida de Tepoztlan de Angelica Portales


 7. Para saborear una “oración del viento”…

Para terminar el paseo por las pintorescas calles empedradas de Tepoztlán, hay que probar las nieves de exóticos sabores y combinaciones en las Tepoznieves (ha sido tal su éxito que ya es franquicia), donde “el beso del Tepozteco”, el “arrullo de luna”, “oración del viento” o el “templo del silencio”, ¡conmoverán tus sentidos!

Tepoznieves matriz oficial

Tal como lo hará Tepoztlán, el místico pueblo mágico que no sólo te llenará de buena vibra y energía, sino que te dejará su huella milenaria e imborrable en tu memoria.

¿Nos vamos a Tepoztlán?, reserva tu hotel al 01800-0990677.

Comparte tus Tips de Viaje

Nadia Pulido Amo escribir y me apasiona Viajar. La Onda Ancestral, el Yoga y mi hijo, son mi mayor Inspiración. Me gustan las buenas charlas y la vida ligera. He colaborado en medios impresos, hotelería y agencias de viajes. ¡Sígueme!

Comment(2)

ESCRIBE UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *