Ruta de Cenotes y Conventos en Yucatán

Dicen que las seis grandes joyas turísticas de Yucatán, son la Arqueología de la mano de la gran cultura Maya, los Cenotes y  grutas que fueron en parte moldeadas por el meteorito de Chicxulub, los Conventos y Haciendas de la cultura hispano maya, las Reservas Naturales en las que hoy existen centros ecoturisticos administrados por comunidades mayas, sus ciudades coloniales  de ayer y hoy, en las que destacan los pueblos mágicos de Izamal y Valladolid y por último sus playas, todo un regalo de la naturaleza.

En esta ocasión quiero invitarte a conocer la Ruta de Cenotes y Conventos de Yucatán, una sola ruta que te llevará a conocer parte de estas grandes joyas turísticas de Yucatán.

El recorrido inicia en Acanceh, a 22 kilómetros al sur de la ciudad de Mérida y termina en Maní a no más de 100 kilómetros del mismo punto. Para esta ruta puedes tomar como base la ciudad de Mérida, además encontrarás hospedaje a muy buen precio y podrás aprovechar para conocer lo que la capital tiene para tí… ¿Nos acompañas?

Acanceh

acanceh yucatan

Acanceh (lamento del venado), tiene una pirámide en el centro del poblado con escalinatas a los 4 costados, mascarones de estuco y vestigios de pinturas. En el palacio de los Estucos hay representaciones de figuras de aves, tigres, murciélagos con rasgos humanos y pinturas originales. Abren todos los días de 8am a 5pm. Hay un pequeño cargo por entrar, pero los domingos la entrada es gratuita.

Cuzamá

cenotes cuzama

Cuzamá es una serie de hermosos cenotes ubicados en la Hacienda Chunkanán a los que se puede llegar solamente en una “truck”, que no es mas que una especie de tranvía tirado por un caballo. Aquí vivirás una experiencia inolvidable a través de 7 kilómetros de aventura, encontrarás abundante vegetación y plantíos de henequén. Cada vuelta de rueda te transportará al Yucatán  henequenero del siglo XIX para finalmente llegar a los Cenotes. Los cenotes recordemos son cavidades de agua, para los mayas eran lugares sagrados que daban acceso al inframundo espiritual. El primer cenote que vas a conocer es el que lleva por nombre “Chelentun“, es una caverna con acceso directo y fácil. Su profundidad máxima es de 18 metros. El siguiente cenote lleva por nombre Chacsicniche, que en maya significa arbol de la hormiga roja, es de acceso un poco más dificil y es ideal para el buceo. El siguiente cenote es el “Bolonchochol” (nueve agujeros de ratón), en sus nueve orificios en la bóveda a ciertas del día la luz del sol penetra y pinta de azul cobalto sus aguas con una transparencia que desulmbra. Si deseas un extraordinario contacto con la naturaleza y el inframundo de los Mayas acércate a Cuzamá. Abren de 8am a 5pm y son visitas guiadas. Costo aproximado por persona $ 150 pesos.

Mayapán

mayapan yucatan

Mayapán significa estandarte o bandera de los mayas. Fue la última gran capital regional maya. Aquí se concentraron los nobles de la región maya. Esta ciudad era protegida por una gran muralla formada de enormes bloques de piedra. En el centro se encuentra la Pirámide de Kukulcán, imitación a menor escala de la de Chichen Itzá. Durante el Solsticio de Invierno Kin, (el sol) desciende sobre la escalinata en mágica mezcla de luz y sombra. El Observatorio cuenta con dos estelas, una representa a un guerrero y la otra a los meses del año. Domingos entrada libre.

Conventos

convento mama yucatan

Los edificios fueron edificios construidos en la época colonial para la evangelización de los indígenas mayas. Como tenían que rivalizar con las pirámides de la cultura maya, estos tenían que ser imponentes. En Acanceh y Tecoh, fueron construidos sobre el basamento de pirámides; en Tekit se asemeja a un museo por las imágenes en los nichos; Mama presume un convento con un campanario y atrio cerrado; Chumayel es un ejemplo del origen del Chilam Balam, libro sagrado de los mayas y ejemplo de arquitectura hispana del medioevo; Teabo cuenta con su escudo franciscano al frente y un pequeño altar barroco. Es difícil elegir o decir cual es el mejor, el mas vistoso el que tiene la mejor historia, pues toda la ruta es rica en arquitectura religiosa hispana combinada con el genio y trabajo de los mayas.

Maní

Mani Yucatan

Maní fue un lugar para educar a los hijos de caciques y principales indígenas. La Iglesia de San Miguel tiene una elegante fachada, flanqueada por dos campanarios. Conserva bellos retablos, El Mayor, San Antonio, La Asunción y la Virgen de la Luz del siglo XVII.  En este lugar Fray Diego de Landa empezo a escribir el “Relato de las Cosas de Yucatán“. tratando de corregir su error al mandar a destruir cientos de códices mayas. Su capilla esta abierta al público aunque tiene las dimensiones de todo un templo. Puedes visitarla de 5am a 12pm y de 5pm a 7pm.

Para comer en el camino

Hay dos buenas opciones para comer durante tu recorrido por la ruta, el primero es la Hacienda Tepich, entre cuyas especialidades se encuentran el conejo, aves y cerdo. Se encuentra en la carretera Mérida – Mayapán km 12.5. La segunda opción es el Principe Tutul – Xiu que se encuentra en Maní, Yucatán, es la casa del Poc-Chuc Yucateco, pero otras especialidades son el relleno negro y el queso relleno. ¡Todo exquisito!.

Espero que pronto puedas conocer un poco más acerca la legendaria cultura Maya, sus cenotes y conventos. ¡Yucatán te está esperando!.

Deja un comentario

Cotiza tu viaje