5 Historias de Amor a la Mexicana

Historias de Amor a la Mexicana

El amor, el amor, la miel en su máxima expresión, sobre todo en el mes de febrero, que en sus primeros días ya empezamos a tener las mejores ideas para celebrar el tan tradicional día de San Valentín o día de los enamorados y pasarla con la persona especial que nos trae suspirando, teniendo en mente detalles para obsequiar y deseos de tener también un tierno regalo.

Y es que hemos celebrado este día tan romántico con cenas o celebraciones un poco más originales, pero no dejando lo tradicional que son los corazones, las rosas y chocolates, mismos detalles que se dan también entre amigos para no dejar pasar este día tan acaramelado.

¿Y tú sabes por qué se celebra San Valentín?

Se dice que en el reino de Claudio III los soldados tenían prohibido contraer matrimonio ya que se pensaba que los hombres solteros rendían mejor en las batallas y aquí sale el héroe de la película, San Valentín, que casaba en secreto a las parejas jóvenes, pero éste fue descubierto y encarcelado por el emperador. En la cárcel, San Valentín se enamoró de la hija del carcelero, que le enviaba cartas con la despedida “de tu Valentín”.

El amor no siempre sale triunfante ya que  este defensor de los enamorados, fue ejecutado un 14 de febrero, dejando esta fecha como la tradición de celebrar al corazón.

Como ésta, hay muy buenos relatos dentro de la cultura mexicana, y en esta ocasión, vamos a viajar en el tiempo para saber más de las 5 historias para morir de amor de nuestro país.

Gonzalo Guerrero y Zazil Há

La Historia de Amor de Zacil Ha y Gonzalo Guerrero

Una historia de amor y de integración es la del conquistador Gonzalo Guerrero, quien como parte de una expedición española, viajó a las indias y naufragó en la Península de Yucatán donde fue capturado por los mayas y convertido en esclavo.

Pero éste no fue un esclavo más, el supo integrarse a la sociedad y se enamoró de la hija de un rey maya, llamada Zazil Há, ahí Guerrero se ganó la simpatía del padre al demostrar sus estrategias como sirviente y sus destrezas militares, por lo que la princesa fue entregada a Gonzalo Guerrero para unirse, teniendo hijos, siendo considerados los primeros mexicanos fruto del mestizaje.

Su posición ahora acompañado de su esposa, lo convirtió en rey maya y muchos años después el amor por su nueva patria, hizo que el muriera en las batallas contra los conquistadores españoles siendo este el final de una historia conmovedora y sorprendente dentro de la historia mexicana.

El Callejón del Beso

leyenda del callejon del beso

En la capital del estado de Guanajuato, se tiene muy presente una historia poética y romántica, la de Ana y Carlos o Carmen y Luis, distintos nombres que se han manejado en la leyenda pero la misma historia, que aunque termina en tragedia, dejó una bonita creencia que cautiva a los enamorados.

En esta ciudad, se escucha el relato de una joven española y un minero mestizo, que vivían un romance secreto pues se encontraban en sus balcones separados por 68 centímetros a escondidas del padre de ella, a causa de la prohibición y de las creencias de aquella época por las clases sociales.

El drama viene cuando la pareja es descubierta en los balcones por el padre  y con frialdad apuñala a su hija con una daga en el pecho y marcando el fin de sus historias,  el enamorado sosteniendo su mano, la despide con un beso.

Es así como la bella ciudad, incita a los enamorados a darse un beso en el tercer escalón del callejón ya que, de lo contrario, le valdrá 7 años de mala suerte. Siendo muchos besos los que se dan en este callejón, es una de las causas por las que se respira el romanticismo en este encantador lugar.

Popocatépetl e Iztaccíhuatl

 

Popocatepetl e Iztaccihuatl

La presencia de  los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, dan una vista impresionante en la ciudad de México, siendo inspiración de sus admiradores a narrar muchas leyendas sobre su origen y creación, historias llenas de amor contadas a las diferentes generaciones.

Como es el caso de un joven guerrero Popocatépetl, que pide la mano de la hija del cacique de los Tlaxcaltecas luchador de la libertad del pueblo, la princesa Iztaccíhuatl, ambos enamorados teniendo el consentimiento del padre, iban a consumar su amor cuando el joven regresara de la batalla.

Pero en esta espera, un hombre celoso y enemigo del joven, le miente a la princesa diciéndole que Popocatépetl había muerto en el combate y llena de tristeza, Iztaccíhuatl muere.

Tiempo después, el valiente guerrero regresa y sabe de la triste noticia, desolado decidió hacer algo para honrar su amor y mantener el recuerdo de la princesa en el pueblo, mandando construir una tumba y formó ahí una enorme montaña, el joven recostó a la princesa en la cima, le dio un beso y tomando una antorcha, se arrodilló frente a ella acompañándola en el sueño eterno, formándose con el tiempo lo dos grandes volcanes.

Ahora se dice que cuando Popocatépetl se acuerda de su amada, su corazón guarda el fuego, tiembla y su antorcha lanza fumarolas de humo siendo este sin duda, una historia de amor eterno.

Frida Kahlo y Diego Rivera

La Historia de Amor de Frida Kahlo y Diego Rivera

Una historia de amor llena de arte, pasión y tormento, siendo una de las parejas latinas más relevantes de la historia. El amor unió a estos pasionales artistas, luego del divorcio del muralista Diego Rivera, quien conoce a la joven Frida Kahlo cuando ella decide llevarle sus cuadros para que los evalúe quedándose impresionado no sólo de la artista sino de la gran mujer de temperamento apasionado, Kahlo.

Tiempo después de sostener un romance, la pareja se casa, a pesar del rechazo de la madre de Frida, tanto por la diferencia de edades, como por sus ideas comunistas del pintor y sobre todo, por su gran fama de mujeriego, en el que la madre no se equivocaba, el era un amante de las mujeres.

Las infidelidades en esta historia se vivieron por ambas partes, ya que, una vez descubriendo sus aventuras con otras mujeres, Kahlo decide pagarle con la misma moneda, siendo infiel con hombres y con mujeres, actos que ambos aceptaban y ellos mismos se dejaban torturar pero con insaciable pasión.

Frida Kahlo sufrió, vivía en la desesperanza, por sus accidentes y enfermedades lo que causó que sufriera un aborto, haciendo de su vida constantes y fuertes autorretratos llenos de sensibilidad y de los acontecimientos que marcaron su vida.

La clave de este amor, fue el temperamento, la fuerza en sus ideas, la admiración y respeto que sentían el uno por el otro como artistas y como seres humanos, a pesar de los momentos de martirio. Al final aunque Frida muere su obra e historia vive como ejemplo para muchas mujeres en todo el mundo por lo que  su Diego escribió:

“Yo me he dado cuenta que lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida ha sido mi amor por Frida”.

El Pirata Mundaca y La Trigueña

hacienda mundaca

El escenario del pueblo de Isla Mujeres, hace ya muchos años era mucho más romántico, tan sólo por ser un pueblo de pescadores, iluminada con luz de los mecheros, con senderos de arena, canoas en las playas, y es ahí cuando la bella isla se pinta de leyenda, con la historia del pirata Fermín Mundaca y su amor tan pasional por una mujer isleña.

Fermín Antonio Mundaca y Merecheaga, navegó hasta Isla Mujeres para esconderse de un crimen, el era un explorador, mercenario y traficante de esclavos y al instalarse en la isla, era considerado un hombre egoísta y aislado, pero ahí construyó una gran hacienda “Vista Alegre” que abarcó casi la mitad del tamaño de la Isla en esa época.

En este tiempo conoció a “la trigueña” una joven bella de padres yucatecos de la cual se enamoró perdidamente y que cuentan los antecesores, por muchos años le ofreció la grandeza de su hacienda para que la chica viviera a su lado, pero no resultó, aunque el hiciera cada detalle de la finca con amor hacia ella, la trigueña no correspondió a ese sentimiento y se fue a los brazos de otro joven.

Fermín Mundaca falleció lleno de melancolía en Yucatán, se dice que murió de amor. Aún se conserva su tumba que tiene en su epitafio la leyenda “Lo que tú eres yo fui, lo que yo soy, luego serás” refiriéndose seguramente a la trigueña que no aceptó su amor por considerarlo muy viejo para ella. Y es ahí cuando vemos que el amor no se compra con dinero, pero si puede llenar de pasión al más frío caballero.

Y así terminan estos relatos en el que los personajes mueren, mueren defendiendo su amor pero éste ha hecho que sus historias vivan en nuestro presente como un ejemplo de entrega y pasión que siempre ha caracterizado a los mexicanos.

¡Feliz mes de los enamorados!

Deja un comentario

Cotiza tu viaje