Talavera Poblana, Historia Real

Aquí en “Talavera Poblana, Historia Real“, te invitamos a descubrir un poco más de una de las artesanías más icónicas de México.

Son numerosas las producciones de artesanos mexicanos que a partir de elementos como la plata, cerámica, textiles, piedra, madera, etc., crean objetos únicos, representaciones simbólicas que pueden acompañarte a tu hogar como un bello recuerdo de tus paseos.

El arte huichol de Sayulita y la Riviera  Nayarit, los alebrijes, las muñecas y los textiles bordados de Oaxaca, las artesanías tarahumaras de Chihuahua, las piezas de plata de Taxco, los rebozos de Santa María del Río en San Luis Potosí, los objetos bordados de Chiapas, los huipiles de Yucatán, y no puede faltar la amplia variedad de objetos en talavera de Puebla y Tlaxcala, todos parte de una extensa lista que no culmina allí…

talavera  poblana

¿Qué es la talavera?

La talavera es un tipo de cerámica mayólica (loza con esmalte metálico) que se distingue por su blanco vítreo como base de color.

Cada pieza se realiza con una técnica que se práctica desde la época virreinal que consiste en elaborarlas a mano en un torno y para hacer el vidriado se usa estaño y plomo.

Para su decoración se usan colores como el azul, amarillo, negro, verde, naranja y malva.

Origen de la Talavera

La Talavera Poblana tiene sus orígenes compartidos entre China y España; la historia indica que fue a finales del siglo XII cuando alfareros llevaron las técnicas y diseños chinos a Mallorca, que se convertiría en el centro de exportación más importante de cerámica hispano-morisca de la Edad Media.

Las mayólicas eran las cerámicas de Mallorca, cuya producción fue el inicio de la industria que se extendería por toda la Península Ibérica.

Otro detalle a contemplar es que en esa época España era dominada por musulmanes, una influencia también interesante.

Talavera de la Reina es una ciudad española de la provincia de Toledo que, durante los siglos XV y XVI, alcanzó gran fama gracias a su cerámica de calidad utilizada en construcciones como el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la catedral vieja de Salamanca y la iglesia del monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas en Burgos.

Talavera y Sevilla se convertirían en los principales centros de exportación de loza fina al Nuevo Mundo.

Igualmente la presencia italiana se hace presente, maiólica, es una palabra italiana que hace referencia al barro cocido vidriado al estaño, decorado con óxidos metálicos pintados sobre el vidriado sin cocer.

talavera  poblana

Llegada de la “talavera” a México

Aunque hay varias historias del origen de la talavera poblana, una de ellas es la más aceptada y adjudica su llegada a los curas y sus acciones evangelizadoras.

Fue así como en la construcción de conventos necesitaban de azulejos y otros objetos para su decoración, pero era muy costoso importar las mayólicas de España, además tardaba mucho, por lo que para satisfacer la demanda, los artesanos españoles y los mismos monjes enseñaron a los indígenas a producir la cerámica vidriada.

Años después, Diego Gaytán, un alfarero oriundo de Talavera, revolucionaría la alfarería  poblana con su estilo auténtico.

Desde 1580, el número de trabajadores de loza en Puebla va en aumento gracias a la disponibilidad de materiales necesarios para producir cerámica de calidad.

Con los años, ante la abundante producción de cerámica y la gran cantidad de artesanos, el virrey consideró necesaria la creación de un gremio que regule la actividad.

Las ordenanzas con tal fin se redactan en Puebla en 1653 y establecieron reglas para el ejercicio de la profesión como la clasificación de la loza en tres géneros: fina, común y amarilla; las proporciones de los barros para producir piezas de buena calidad; las normas a seguir para el decorado; otras cualidades y detalles de fabricación.

Se reconocen los años desde 1650 a 1750, como la época de auge y esplendor de la Talavera Poblana, tiempo en que se difundió por toda la Nueva España y otros países como Venezuela, Guatemala, Cuba y Colombia.

No obstante, con las guerras de independencia y la poca posibilidad de comerciar, sumado a la desaparición de muchos talleres y de los gremios de artesanos, comienza la etapa de declive.

talavera  poblana

Talavera Poblana

A principios del siglo XX, el español Ventosa y el mexicano Martínez Uriarte, se animaron a dar nueva vida a la talavera poblana, mejorando los estándares de calidad de entonces y también crearon nuevos diseños decorativos con influencias precolombinas y de art nouveau que se sumaban a los tradicionales diseños de raíz islámicas, chinas (dinastía Ming), españolas e italianas.

Casi terminando el siglo pasado, artesanos mexicanos fueron los encargados de añadir formas humanas, animales e imágenes tradicionales de flores a la variedad de objetos que se fabrican con talavera.

Así fue como ya desde el año 2000 fueron aumentando la cantidad de talleres que trabajan el arte de la talavera poblana.

Un plus importante fue que el 17 de marzo de 1995, una resolución del Gobierno de México, otorgó protección a la Denominación de Origen “Talavera de Puebla”; modificada para quedar simplemente como “Talavera” en septiembre de 1997.

La ley federal pretendía que los talleres mantuvieran la misma calidad y el mismo proceso de fabricación del periodo virreinal, para así brindar resguardo a la tradición; dicha ley se aplica para productos que se fabrican en el Municipio de San Pablo del Monte, Estado de Tlaxcala, además de Atlixco, Puebla, Cholula y Tecali de Herrera, en el Estado de Puebla.

Esta denominación de origen ampara la cerámica artesanal definiendo qué piezas podían ser llamadas talaveras; entre los requisitos se establece poder identificar los datos del taller, el barro utilizado y los métodos de fabricación y la última actualización indica que deben tener un holograma.

Foto: Luisalvaz

¿Dónde encuentras piezas de Talavera Poblana?

El estado de Puebla y de Tlaxcala son los sitios indicados para admirar y comprar piezas de Talavera Poblana.

Encontrarás talleres y tiendas con variedad de objetos, como utensilios de uso común entre ellos platos, jarrones, floreros, lavamanos, artículos religiosos y figuras decorativas.

Por otro lado, podrás visitar sitios con hermosas decoraciones como el Templo de San Francisco de Acatepec, con fachada policromada de talavera y ladrillo rojo, también las encontrarás en muchas de las fachadas del centro histórico de Puebla, así como fuentes, patios y otros edificios representaciones de la arquitectura barroca poblana.

La Casa de los Azulejos  en Ciudad de México, es otro sitio para contemplarlas; igualmente hay fantásticas exhibiciones en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, en el Museo de Arte de Pennsylvania, el Museo Franz Mayer en la Ciudad de México con la más grande colección de talavera poblana en el mundo (726 piezas), en el Museo José Luis Bello y González y el Museo de la Talavera que se inauguró en la ciudad de Puebla.

Deja un comentario

Cotiza tu viaje